Joven escritora de 11 años publica un libro en favor de la fundación Huellas de Solidaridad

“Nos ha conmovido la sensibilidad de la escritora, inculcada por su madre, estos son los valores que queremos transmitir desde la Fundación y desde el Grupo Bárymont”, Ana Barros, fundadora de Huellas de Solidaridad

el dragon orejon

“El dragón orejón”, así se titula el cuento infantil creado por Iria Rodriguez, joven escritora de 11 años, cuyos beneficios se repartirán entre la Fundación Huellas de Solidaridad y la fundación APASOS de Bilbao.  Iria es hija de Raquel Anta, planificadora del Grupo Bárymont en el equipo de Bizkaia, ambas son férreas defensoras de los valores que representa la compañía, por los cuales, la joven autora no dudó en destinar los beneficios a estas causas sociales.

“Para mí es todo un orgullo que mi hija haya tomado esta decisión”, destaca Anta. La fundadora de Huellas de Solidaridad, Ana Barros, ha enfatizado la sensibilidad que la escritora tiene, inculcada por su madre, con los mayores desfavorecidos que son los eternos olvidados de nuestra sociedad.

Aprovechando las fechas navideñas Raquel e Iria se acercaron a la oficina central del Grupo Bárymont en Revilla de Camargo donde la autora del libro firmó y dedicó a los empleados de la marca varios ejemplares del “Dragón Orejón”.

Este libro nace gracias a una clase de lengua donde su profesora propuso escribir un cuento breve como tarea. Tal fue la calidad de la obra de Iria que varios fueron los docentes que quedaron impresionados, su madre vio en el cuento un gran potencial y decidió enviarlo a una editorial. La editorial Babidi-bu ha sido la encargada de dar vida a Paulino, el dragón orejón.

“El dragón orejón” es un cuento en el que se desarrollan valores como la aceptación de lo diferente, la valentía de ser uno mismo y el respeto.

Paulino, el dragón orejón, con quién todos nos podemos sentir identificados porque todos en algún momento nos hemos podido sentir rechazados, apartados o marginados. Y cómo todo puede dar la vuelta cuando uno tiene el coraje de ser fiel a sí mismo, sus valores y sus principios, independientemente del entorno.

 

Leer más +

El Grupo Bárymont reúne 10.000 euros para la catástrofe de la isla de La Palma

A través de la Fundación Huellas de Solidaridad se han recaudado más de 5.000€ y la compañía decidió casi duplicar lo recaudado para donar una cifra de 10.000€

Ante la situación en la isla de La Palma, el Grupo Bárymont ha realizado una campaña de recaudación de fondos a través de su principal vía de Responsabilidad Social Corporativa, la Fundación Huellas de Solidaridad. La campaña se ha realizado de manera interna en la compañía y gracias a la red de colaboradores externos y a todos los empleados se logró recaudar más de 5.000 euros. Tras ello, el Grupo Bárymont decidió prácticamente duplicar la cifra para aportar a los más necesitados en la isla un total de 10.000€ que han sido entregados al Cabildo Insular de la Palma.

Uno de los principales objetivos del Grupo Bárymont es llevar bienestar a las personas. Por ello en el momento en que se vio que la situación de la isla era realmente precaria se decidió tomar “cartas en el asunto” y dejar una pequeña huella para ayudar a todas las personas, las familias que se están viendo damnificadas.

El propósito de la Fundación Huellas de Solidaridad es el de recaudar fondos con el objetivo de ayudar a que nuestros mayores más desfavorecidos puedan disfrutar de una vejez digna y disfrutar de esos años.

Leer más +

La Fundación de Huellas de Solidaridad entrega a la Residencia de Hermanitas de los Pobres de Madrid un cheque por 3.500€

“Estas fotos son la última donación de 3.500 euros que nuestra Fundación ha donado a las Hermanitas de los Pobres de Madrid. Seguimos en el camino de ayudar todo lo que podamos a nuestros abuelos.”

Leer más +

La Fundación de Huellas de Solidaridad entrega a la Residencia de Hermanitas de los Pobres de Bilbao un cheque por 3.500€

Queridos amigos y benefactores:

La Fundación Huellas de Solidaridad se constituyó para ayudar, defender los derechos de nuestros mayores necesitados y mejorar su calidad de vida. Con mucho esfuerzo construimos el Hogar en Revilla de Camargo. Pero llegó el Coronavirus y tuvimos que interrumpir su actividad para evitar contagios y desgracias.

Ese mismo Coronavirus, que tanto dolor nos ha traído, está impactando terriblemente en las dotaciones y subvenciones que reciben las residencias de mayores de los particulares y de los organismos públicos. La sociedad que tanto les debe, les está dando la espalda. Realmente lo están pasando muy mal.

Nos hemos encontrado con que en las residencias hay muchos mayores que aún están en disposición de caminar, de darse sus paseos, pero ya tienen dificultades de orientación y pueden tener algún problema para volver a la residencia.

Como no queremos que pierdan esa calidad de vida, hemos colaborado en un proyecto que nos hace mucha ilusión con la residencia de las Hermanitas de los Pobres de Bilbao. Así que, gracias a vuestra generosidad, hemos podido entregar a la residencia de las Hermanitas de los Pobres de Bilbao un cheque por 3.500 € .

image006

Recuerda que en tu declaración del IRPF tendrás derecho a deducir de tu cuota íntegra el 80 % de los primeros 150 euros donados.

(Esto significa que, si donas 10 € al mes, multiplicado por los 12 meses del año, donarás 120 € al año. El 80 % de 120 € son 96 € que te podrás deducir de tu cuota íntegra, por lo que, en realidad, solo vas a aportar 24 € ¡al año!, o, lo que es lo mismo, ¡¡¡¡ 2 € al mes !!!!.).

image008

El resto de la donación o de las restantes donaciones que superen los 150 euros te darán derecho a deducir de tu cuota íntegra el 35 % del importe donado.

Y si ya eres benefactor de la Fundación, te podrás deducir en tu declaración del IRPF el 40 % de tu cuota íntegra si has realizado donaciones por importe o valor igual o superior a la Fundación en los dos ejercicios anteriores.

Y, si aún no hay colaborado con la Fundación, si quieres y puedes, en la página web que estás, haz click en la pestaña “deja tu huella” y sigue las indicaciones. Cualquier cantidad que aportes será bienvenida.

Muchas gracias por vuestro gran corazón.

Recibid un abrazo agradecido.

Ana Barros

Leer más +

La Fundación de Huellas de Solidaridad entrega a la Residencia de Hermanitas de los Pobres de Salamanca un cheque por 3.500€

Queridos amigos y benefactores:

Ya sabéis que la Fundación Huellas de Solidaridad se constituyó para ayudar, defender los derechos de nuestros mayores necesitados y mejorar su calidad de vida. Con mucho esfuerzo construimos el Hogar en Revilla de Camargo. Pero llegó el Coronavirus y tuvimos que interrumpir su actividad para evitar contagios y desgracias. 

Ese mismo Coronavirus, que tanto dolor nos ha traído, está impactando terriblemente en las dotaciones y subvenciones que reciben las residencias de mayores de los particulares y de los organismos públicos. La sociedad que tanto les debe, les está dando la espalda. Realmente lo están pasando muy mal.

No queremos renunciar a nuestro compromiso de ayudar y mejorar la calidad de los mayores que viven en las residencias, por lo que hemos vuelto a nuestros orígenes.

Hemos hecho una serie de consultas y nos han explicado que una de las enseñanzas de este virus es que, cuando a una persona mayor, que está acostumbrada a pasear, se la confina en un espacio cerrado, su calidad de vida se derrumba, y en cuestión de unos pocos días puede terminar en una silla de ruedas con sus facultades mentales muy deterioradas.

Nos hemos encontrado con que en las residencias hay muchos mayores que aún están en disposición de caminar, de darse sus paseos, pero ya tienen dificultades de orientación y pueden tener algún problema para volver a la residencia.

Como no queremos que pierdan esa calidad de vida por la que tanto venimos luchando, esta vez nos vamos a centrar en la RESIDENCIA DE LAS HERMANITAS DE LOS POBRES DE SALAMANCA, colaborando en un proyecto que nos hace mucha ilusión, porque permitirá que 21 residentes puedan seguir dando sus paseos con sus receptores buscapersonas.

Así que, gracias a vuestra generosidad, el 2 de Marzo de 2021 tuvimos la satisfacción y el privilegio de entregar a Sor Lillian como Superiora de la Residencia de Hermanitas de los Pobres de Salamanca un cheque por 3.500 € para ayudar a la compra de los 21 receptores buscapersonas.

Nadie va a pararnos en la cruzada a favor de nuestros mayores tan olvidados. Y para continuar con esa maravillosa batalla te necesitamos. Necesitamos tu aportación. Nuestros mayores dependen de tu ayuda.

Recuerda que en tu declaración del IRPF tendrás derecho a deducir de tu cuota íntegra el 80 % de los primeros 150 euros donados.

(Esto significa que, si donas 10 € al mes, multiplicado por los 12 meses del año, donarás 120 € al año. El 80 % de 120 € son 96 € que te podrás deducir de tu cuota íntegra, por lo que, en realidad, solo vas a aportar 24 € ¡al año!, o, lo que es lo mismo, ¡¡¡¡ 2 € al mes !!!!.).

El resto de la donación o de las restantes donaciones que superen los 150 euros te darán derecho a deducir de tu cuota íntegra el 35 % del importe donado.

Y si ya eres benefactor de la Fundación, te podrás deducir en tu declaración del IRPF el 40 % de tu cuota íntegra si has realizado donaciones por importe o valor igual o superior a la Fundación en los dos ejercicios anteriores.

Y, si aún no hay colaborado con la Fundación, si quieres y puedes, en la página web que estás, haz click en la pestaña “deja tu huella” y sigue las indicaciones. Cualquier cantidad que aportes será bienvenida.

Muchas gracias por vuestro gran corazón.

Recibid un abrazo agradecido.

Ana Barros

Leer más +

Los Viejos

Artículo publicado en 1989 por Antonio Gala. Sigue en actualidad.

Se dice, y es verdad -y sería verdad- que no hay soledad peor que la del camino de vuelta, cuando la ilusión ha deshecho su nido y ha volado; la definitiva, que no significa ya un compás de espera o un aplazamiento; la absoluta, distinta de aquéllas otras que sólo anegaron un fragmento del gran campo que éramos; la que se instala en  nosotros cuando todo nos deja, hasta la vida, cuando miramos a nuestro alrededor y entonamos el total ubi sunt, y echamos de menos cuanto tuvimos y  cuanto no tuvimos, hasta a nosotros, porque nos da la sensación de que no estamos, de que casi no somos, de que salimos un momento sin saber bien a qué y no hemos vuelto más. Se dice, y es verdad -y sería verdad-, que es la vida un vaivén entre el recuerdo y la esperanza, y que cuando pesa más el primero la soledad nos rinde: el recuerdo hace poca compañía sino se le comparte, si no es un trampolín o una pértiga que ayude a saltar más. Se dice, y es verdad -y sería verdad-, que la vida nos coloca y nos descoloca como piezas de una partida de ajedrez, de la que no sabemos quién la juega, ni quién la gana, tan sólo quién la pierde: nosotros, cuando, sin contrincante ya, se nos hace el gesto de dejar el tablero.

Pero ¿eso sucede de repente, o muy poquito a poco? ¿Es que tal soledad no es la más remediable a priori, no a posteriori, como una enfermedad que debe prevenirse? Contra ella hay que luchar desde el principio, no del suyo, sino del nuestro.  No se improvisa un viejo; se va haciendo. Desde el niño, desde el joven, desde el adulto. La vejez tiene dentro todas esas edades. ¿Cómo va a estar sola si la acompañan la curiosidad, la sorpresa y la admiración que formaron su infancia; el entusiasmo, la generosidad y el ímpetu que formaron su juventud; la reflexión, la ponderación y la serenidad que formaron su madurez?.  La soledad del viejo es el producto de las anteriores. Si se ha combatido frente a ellas dando paso al pesar y a la gloria del mundo, a su depredación y a su enriquecimiento, la soledad final no se producirá. Y para ello no hay que mirar atrás con insistencia; no hay que empeñarse en que este sentimiento, esta mano, este medio-día hubiesen sido más hermosos hace veinte o cuarenta años: la vida es hoy; lo anterior fue un modo, bueno o malo, de llegar hasta aquí.

Todo lo que de veras importa es un proceso. El desamor comienza a la vez que el amor: con la misma fatalidad que él se desenvuelve, hasta que un día pueden más la deslealtad, las distracciones, los malos gestos, el egoísmo que crecían dentro del admirable fruto como el gusano, que no sobreviene a la manzana sino que dentro de ella nace y se desarrolla. La muerte comienza a la vez que la vida: son hermanas siamesas: vivimos muriendo y hemos de procurar morir viviendo; se trata de caminos paralelos contrarios, que se baten en nuestro interior mucho más aún que fuera…..Y así la vejez, como proceso, es lo que más nos duele: cuando la vamos percibiendo como una lentísima e insaciable enemiga. Sin embargo, la vejez como concepto, como estación de llegada, es confortable; aceptada y reconocida, es la conclusión de una crisis molesta en la que el hombre es aún joven a sus ojos -porque es él mismo, movido por su inercia-, pero no es joven ya más que a sus ojos. El hombre viejo no es que se ensimisme en un cuartel de invierno, como en su gruta un león desdentado: es que sale a reñir un combate distinto. No aspira a retornar, no aspira a la inmortalidad, ni tampoco a la muerte: más completo que el otro, tiene otras armas, otros alcances y muy otros propósitos.

El ser humano, salvo el idiota, cuando envejece no sólo pierde: gana ternura, comprensión, proximidad; se perfecciona en la serenidad, en la auténtica buena educación -no dejarse llevar por sugerencias momentáneas-; se desata de trabas artificiales y dañinas: la ansiedad, la competitividad; se desentiende, contra lo que parecería natural, de la prisa y la urgencia. Y por eso el amor de los viejos es el que encuentro más humano; por fin, la sexualidad no se identifica con el coito, ni la posesión con la penetración; no se desestima la correspondencia, ni se desdeña la sensualidad larga y profunda. Si alguien no lo ve así, es por víctima no de su decadencia física, sino de sus represiones y prejuicios, y de una arrastrada soledad. Porque la vida y el amor transcurren juntos, y en mayor vida cabe mayor amor.

Otra cosa es que esta sociedad nuestra no dé facilidades para envejecer bien, y que, por si fuera poco, sea cruel y despectiva con sus ancianos. No pensamos que, dentro de muy poco, la mitad de la población europea estará jubilada. No pensamos en lo desdichada que es la sociedad en la que vivir más se convierte en un problema; en que a sus viejos no les asusta la muerte, sino la vida, y es el temor al futuro -a su breve futuro- el que los asesina. Define mejor a un pueblo entero la forma de tratar a los viejos que la de tratar a los niños: con la esperanza es más fácil relacionarse que con los resultados; pero más daño le hace a una sociedad la actitud descuidada con la vejez que todas las corrientes abortistas y divorcistas juntas. La familia, o es un semillero que se cumple en la indecible patria de la sangre, o no es nada.

Por eso detesto a esos parientes incomprensivos -perros del hortelano- que ni aman ellos, ni dejan amar a sus mayores; que interrumpen, o estropean, o ensucian sus historias de amor, sus historias de plenitud y de sonrisa; que los arropan tanto que acaban por ahogarlos, nunca se sabe si por respeto cariñoso, o por vergüenza de exhibir lo que ellos juzgan feo. Y por eso detesto a esos otros parientes que reniegan de sus viejos como de un lastre o de una peste, sin saber que están pintando, ante los ojos de sus hijos, el propio porvenir. Tanto los primeros como los segundos condenan a los viejos a la pasividad. Y eso es un crimen grave. En otras sociedades más floridas que ésta fue la experiencia la que gobernó. Y Alcibíades, el más deslumbrador joven de Atenas, se enamoró -si bien fue rechazado- del más sabio y mayor de los filósofos, de Sócrates, cosa bien lógica además. Sencillamente porque, como escribió Eliot, “el momento de la rosa y el momento del tejo tienen la misma duración”.  Cada vida -y cada una de sus fases- es un tiempo completo en sí, o sea, una diferente posibilidad: según la amplitud que se le dé, así estará de habitada o de vacía, de acompañada o sola.

Leer más +

En una vida hay muchas vidas

En la última etapa del ser humano el tiempo pasa mas lento, dando tregua para atender los pequeños detalles, nos permite regodearnos de cada situación vivida. ¿Por qué no intentamos vislumbrar la belleza de este momento? ¿Por qué no parar y dedicar nuestro tiempo a nuestros mayores? No olvidemos que nuestros mayores son los que nos traspasan el conocimiento, los valores, nos ayudan a centrarnos en lo importante.

Leer más +