Por ahí viene el abuelo

“Por ahí viene el abuelo”

El cuerpo se niega a sentirse viejo

su aspecto es bueno,

pero pesan los años.

Mientras fuerte, natura

No quiere confesarlo.

No puede creer,

cuando sube andando

que sienta fatiga

su cuerpo anciano.

“Por ahí viene el abuelo”

Está de vuelta en la vida

por eso viene cansado.

Siente el tirón de la tierra;

por ello viene encorvado.

Manos anchas nervosas

pendientes de largos brazos

como sarmiento en la vid

después del fruto haber dado.

“Por ahí viene el abuelo”

Ya no entra al taller cantando

que hay heridas en el alma

que no se las ve sangrando.

Que a los postres de la vida

por voluntad de los hados

aquella que más quería

la han llevado de su lado.

Aquella fiel compañera

que le servía de báculo

de sostén en la vejez

y de calor en el tálamo.

“Por ahí viene el abuelo”

Esta mañana me ha hablado,

voy a contarte una cosa:

dicen por ahí de mi

que sentimiento no tengo…

¿Qué no tengo sentimientos?

¡Qué saben ellos que tengo!

Llevo una pena en el alma

me va comiendo por dentro.

Que me lleven cuanto antes

solo le pido a los cielos.

Quiero reunirme con ella

y morir sin sufrimientos.

Calla de nuevo el abuelo,

Dando paso al pensamiento

Que el machacar del martillo

Acompaña a ritmo lento

“Por ahí viene el abuelo”

Solo pido al Dios del cielo

Que le conserve la vida

Para tenerlo de ejemplo.

(Jose Antonio Peral)

Leer más +